Octubre / Noviembre 2007

La necesidad de una ética del diálogo


Por Mariano G. Balla
 

Dentro del orden simbólico que estructura nuestra sociedad, hay imágenes que tienen la característica de impresionarnos inmediatamente, de comunicar cartesianamente sus contenidos. Sin mayores detalles explicativos, la imagen de un crucifijo se nos representa como el objeto con que el cristianismo recuerda el tormentoso desenlace de la vida terrenal del hijo de Dios. La contemplación de la esvástica rememora en nosotros el mayor genocidio perpetrado en el siglo XX por la política del nazismo. Así podemos incorporar innumerables ejemplos más: Apolo, Romeo y Julieta, simbolizando belleza y amor, respectivamente, etc. Hay, sin embargo, escenas imaginarias que no se nos imponen rápidamente, sino que se construyen en el laborioso trabajo reflexivo. Podríamos nombrar aquí las diversas formas de autorrepresentación cosmológica, como asimismo los modos en como nos relacionamos con el resto de los seres, el mundo o las cosas; en última instancia, el uso que hacemos de nuestros valores en función de lo que nos rodea.

Leer más...
 

Contra la enajenación del patrimonio petrolero


Por Hipólito Solari Yrigoyen (*)

Los gobiernos de Chubut y Santa Cruz han firmado un contrato de concesión petrolera hasta el año 2047, lo que constituye en la práctica una enajenación, a favor de la empresa Pan American Energy (PAE) del yacimiento Cerro Dragón, que se encuentra en el área terrestre y marítima del Golfo San Jorge, República Argentina. Este yacimiento, cuya mayor parte se encuentra en Chubut, tiene una producción diaria de 5,7 millones de metros cúbicos de gas y de 15.000 metros cúbicos de petróleo. Dado que el contrato fue negociado en el ministerio de Planificación Federal, Inversión y Servicios, a cargo de Julio De Vido, el acuerdo constituye una definición de la política hidrocarburífica del presidente Nestor Kirchner. El contrato puede considerarse un nuevo y perfeccionado capítulo de la historia negra del petróleo en nuestro país, tanto por el sigilo en que se negoció, la antelación a su vencimiento en que se firmó y por las cláusulas que lo integran, terriblemente lesivas para los intereses nacionales en general y de las provincias afectadas en particular.

Leer más...
 

Uso y tenencia de la tierra. Concentración

Por Luis Contigiani (*)

1) Distribución y régimen de tenencia de la tierra en Argentina. Últimos datos.

La Argentina ha tenido importantes procesos de transformación agraria, analizando la información de los distintos censos agropecuarios se observa que la superficie total operada a través del tiempo no ha variado de manera significativo, sí la cantidad de explotaciones.
A continuación y a modo de ejemplo para que nos sirva como diagnostico voy a citar parte de la información proporcionada por el último censo agropecuario nacional:

Leer más...
 

El Pecado Social

Por Carlos Lorenzo (*)

El título de este comentario fue extraído del texto presentado por Albino Luciani (Juan Pablo I), en oportunidad de celebrarse el Concilio Ecuménico II, al referirse a la deuda de la sociedad con los más necesitados.
Todos conocemos la envidiable posición filosófica de aquel pontífice de muerte prematura y su especial aflicción por las desigualdades sociales y la acumulación económica, incluyendo en este aspecto a la propia Iglesia Católica y sus manejos financieros.
Siguiendo el razonamiento del clérigo, se puede generalizar la figura del pecador diciendo que todos, salvo contadísimas excepciones, en más o en menos pertenecemos a esa categoría y sería utópico suponer la posibilidad de una enmienda colectiva.
Aunque nos lastime en lo más hondo, desgraciadamente, no forma parte de la naturaleza humana, la humildad, el desprendimiento, la solidaridad, la caridad por la caridad misma ni tampoco el tan mentado y eclesiástico amor al prójimo.
Por otra parte son propios de la naturaleza humana, aunque resistidos por el pensamiento y la razón, la ambición; en todas sus manifestaciones; el egoísmo, la acumulación de bienes, el éxito personal y el resaltar las desigualdades. Por supuesto nunca nadie reconoce estas debilidades en su persona, pero tampoco duda a la hora de endilgarlas a los demás.

Leer más...
 

Hacia una nueva Serguridad Social

Por Aldo Neri (*)

El componente central del deterioro social argentino, aún más allá de la extendida pobreza, es la profundización de la desigualdad, medida por cualquier parámetro distributivo económico o social. En materia de ingreso, el índice de Gini, que mide su distribución, marca su empeoramiento entre el año 1973 y el 2003 pasando de 0.33 a 0.53.
Revertir la tendencia impone, naturalmente, una política económica que genere no sólo crecimiento, sino también amplias oportunidades de empleo bien retribuido, variables no siempre paralelas. Pero exige, además, un sistema de Seguridad Social solidario, igualador y universal.
En la Argentina el derecho a la protección social siempre estuvo asociado al trabajo. Este fue un componente esencial en la constitución de la identidad y la subjetividad y el principio organizador de la vida familiar y social. El resto es filantropía, pública o privada. Pero el pleno empleo estable ya no es un componente garantizado de la nueva sociedad, aún con prosperidad y múltiples oportunidades de trabajo. Ahora se cambia, se queda uno fuera del empleo, a veces trabaja en blanco, a veces en negro, a veces independiente. Se está muy condicionado por la formación y la calificación; los ingresos son menos fijos que antes; y el mercado arrincona y ahoga a los menos calificados. El enlace histórico del último siglo entre derechos sociales y situación laboral se ha roto. Y este divorcio da pié –exige- un nuevo matrimonio.

Leer más...
 


Página 1 de 3